Los textiles tradicionales bolivianos como fuente de innovación

Fotografía de Tony Suarez cortesía de Luis Daniel Agreda (https://luisdanielagreda.com)

¿Han pensado alguna vez que podemos aprovechar nuestro patrimonio cultural para innovar? Los invito a sorprenderse con un estudio de caso prometedor que combina moda, propósito y textiles tradicionales de nuestras tierras bajas, seguido de una breve discusión para apoyar y mejorar iniciativas como esta.


Fotografía de Tony Suarez, cortesía de Luis Daniel Agreda (https://luisdanielagreda.com)

Casi todos quienes vivimos en América del Sur, o que han pasado algún tiempo en alguna ciudad andina del continente, reconocemos un Aguayo. Sin embargo, no conocemos la diferente iconografía utilizada en nuestros textiles tradicionales bolivianos, además, no podemos diferenciar un Unco de una Lliclla, ni identificar si una pieza proviene de La Paz o Potosí. Por lo tanto, tenemos un conocimiento limitado de nuestro arte tradicional.

Los invito a hacer un esfuerzo por visualizar en su cabeza la complejidad de conocimientos y habilidades requeridas para producir una pieza textil tradicional: comenzando con la recolección de fibras naturales, seguido por la recolección y extracción de pigmentos naturales, luego la producción de hilo. A continuación, teñir las madejas, terminando con el diseño y confección textil de la pieza.

Durante siglos, la artesanía textil no se consideró un arte importante, porque estamos acostumbrados a tener un punto de vista eurocéntrico de las artes, limitando nuestro reconocimiento a la pintura o expresiones artísticas similares. Sin embargo, gracias a los nuevos cambios que se avecinan como la descolonización del arte, espero que pronto nuestros textiles tradicionales bolivianos se posicionen como una expresión artística importante, además de ser reconocida como una potencial fuente importante de innovación.

Veinte años atrás, al inicio de mi carrera, tuve la oportunidad de trabajar tres años en la industria textil, sin embargo, debo admitir que nunca me di cuenta del valor relevante que tiene este legado.

Varios años después, luego de dejar esta industria, nuestros textiles me llamaron la atención cuando leí el maravilloso libro sobre textiles andinos escrito por Teresa Gisbert, Silvia Arce y Martha Cajias.

Comencé a considerarlos como una fuente potencial de innovación en 2014, cuando leí el asombroso invento del Dr. Franz Freudenthal, un cirujano boliviano quien desarrolló una alternativa mejor y sin cirugía invasiva para curar una enfermedad cardíaca congénita, inspirada en una antigua técnica de tejido. Se estima que esta técnica ha salvado la vida de al menos 2500 niños.

Luego, empecé a recopilar más ejemplos, pensando en el futuro escribir algo al respecto. El detonante para iniciar este artículo llegó en marzo de este año, cuando Huari, la marca de cerveza, lanzó una campaña de sensibilización sobre el valor de nuestros textiles ancestrales bolivianos como resultado de un proyecto social que vienen desarrollando desde hace varios años en la comunidad del mismo nombre, recolectando firmas para el reconocimiento de esta expresión artística como patrimonio cultural nacional. Días después del lanzamiento de esta campaña, Trendwatching, una de las firmas de tendencias de consumo líderes en el mundo, reconoció la naturaleza innovadora de esta campaña.

Ahora, en la siguiente sección, me complace presentarles otro maravilloso ejemplo proveniente de la industria de la moda boliviana. Sin embargo, antes de continuar, me disculpo por omitir otros ejemplos relevantes, la mayoría de ellos impactando silenciosamente social y económicamente.

Como no he visto antes alguna iniciativa dedicada a reconocer nuestros textiles tradicionales de las tierras bajas, esto es particularmente de Moxos y Chiquitos, aprovecho esta oportunidad para destacar este proyecto de vanguardia.

“Santo Corazón”, un proyecto con el propósito de revalorizar nuestros textiles tradicionales proveniente de tierras bajas.

En la actualidad, nuestra herencia y artesanías son cada vez más apreciadas a nivel local y en el exterior debido a varios impulsores de cambio y mega tendencias, e inobjetablemente gracias al incansable impulso de varias marcas y diseñadores bolivianos.

Luis Daniel Agreda (LDA), uno de los diseñadores de moda emergentes más importantes de Bolivia, me cuenta que su carrera tomó otra dimensión cuando decidió ir más allá de la estética, investigando y haciendo un trabajo inmersivo para entender la fuente de su inspiración. Su primer éxito aplicando este cambio de mentalidad ocurrió en la colección homenaje a Gladys Moreno. Desde entonces, adopta con éxito este enfoque en cada colección. Actualmente, se encuentra trabajando en uno de los proyectos más ambiciosos de su carrera por su impacto social.

Gracias a un amigo y fotógrafo de la naturaleza, en 2020 LDA se puso en contacto con una artesana muy hábil que vive en una de las misiones jesuitas menos conocidas: “Santo Corazón”, ubicada en la remota región del Parque Natural ANMI San Matías [i].

La colección de moda lleva el nombre de este pequeño pueblo rural, fue lanzada en dos partes y tiene la particularidad de utilizar piezas tradicionales de textiles de algodón fabricadas por la Sra. Reyna Cayú, quien en ese momento era la última artesana del lugar, dedicada a fabricar artesanías como hamacas, fajas y alforjas [i].

Sin embargo, las colecciones de moda son solo una dimensión de este ambicioso proyecto, ahora se puede ver el breve documental producido por LDA en colaboración con fotógrafos de naturaleza y otras instituciones afines, con el objetivo de dar a conocer y revalorizar este magnífico legado.

La visión de LDA va más allá de recurrir a la producción textil para las colecciones de moda. Su proyecto busca que, en los próximos 5 años, la producción artesanal se potencie mediante el diseño, aplicándolos en otras industrias o productos. Para extender el impacto, ahora está trabajando para replicar esta experiencia en otras misiones jesuitas, como Santa Ana.

Actualmente, los resultados sociales de esta experiencia son:

  • Dos tejedoras inactivas de “Santo Corazón” se reactivaron debido a la creciente demanda creada por este maravilloso proyecto.
  • Se espera que tres tejedoras inactivas más se unan, de esta forma será la iniciativa angular para alentar a más mujeres en “Santo Corazón” a aprender esta habilidad, incrementando la preservación de este conocimiento tradicional.
  • Esta experiencia abrió un espectro de oportunidades para las tejedoras, como la señora Cayu, quien está motivando a su hija, una modista de Santa Cruz, a producir piezas originales usando su legado [i].
Discusión

No es algo novedoso el uso de textiles tradicionales en la creciente industria de la moda boliviana, particularmente de nuestras tierras altas. Son fuente de inspiración y se utiliza predominantemente la estética, así también existen muchas experiencias donde los diseñadores colaboran con artesanos que se encuentran en una situación económica sensible. Contamos con notables marcas y diseñadores relevantes en este espectro.

Lo que no hemos visto a menudo es el uso del patrimonio aplicado a otras industrias, como el ejemplo anterior del Dr. Freudenthal. Por lo tanto, cuando LDA pretende ir más allá de la moda en este proyecto, creo que está adoptando un enfoque atrayente.

La campaña de Huari es un gran ejemplo de innovación de marketing, realmente parece buscar dar visibilidad a un grupo vulnerable, concientizando a su público e impulsando un propósito para aumentar el impacto social de la marca, lo cual muestra el cambio que las empresas en todo el mundo experimentarán con mayor intensidad.

Debo apreciar el punto de vista de Vania Rodríguez, de la marca “La Espina”, quien me ayudó a poner a tierra mis expectativas sobre la revalorización de los textiles tradicionales como fuente de innovación: desde su punto de vista, el uso de Los textiles tradicionales en la moda son una tendencia al alza, quizás a punto de llegar a su madurez y, por lo tanto, es importante evaluar si conviene seguir haciendo lo mismo, porque estamos en la posición en la que se puede saturar este mercado. Además, como afirma Vania, no todos en Bolivia abrazarán los textiles tradicionales para vestirse, simplemente porque los humanos no son iguales y la moda es algo personal.

Por tanto, para producir una innovación real utilizando como inspiración o teniendo como punto de partida nuestro patrimonio cultural, necesitamos explorar perspectivas diferentes a las utilizadas y trasladar ideas a otras industrias o contextos.

Para los interesados en conocer más sobre nuestros textiles tradicionales bolivianos, les recomiendo comenzar por hacer una visita virtual a la colección textil de nuestro MUSEF, y considerar leer la maravillosa colección de libros en coautoría de nuestra gran Elvira Espejo, disponible en ILCA y el MUSEF. Por supuesto, es necesario incentivar a los historiadores y organizaciones culturales a desarrollar un trabajo similar para las tierras bajas, particularmente Chiquitos y Moxos.

Para quienes están en el mismo camino, como LDA, es posible que les inspire leer y ver este exitoso caso de estudio del Uruguay, donde podrás entender que, además de tener como elementos clave el Diseño y un Mercado, el trabajo en equipo y la perseverancia son fundamentales.

Otro elemento muy importante, señalado por la experiencia de LDA es la transferencia de conocimientos que requieren nuestros artesanos, ellos necesitan habilidades blandas, al igual que habilidades financieras, de marketing y de diseño, y esta propuesta se ejemplifica cuando Daniel explica su intención de potenciar las habilidades de diseño. de los artesanos y relata su experiencia explicando a la señora Cayu cómo estimar adecuadamente el valor de su trabajo, que resultó en el justo reconocimiento del precio de cada obra. Aquí también hay un ejemplo de Brasil sobre cómo fomentar, promover y aumentar las habilidades de nuestros artesanos.

Por supuesto, la colaboración es clave y me inspira el comentario de LDA sobre este asunto:

“Una vez que vas más allá de la estética como inspiración y te sumerges en la investigación y la experiencia de la misma, trabajando en colaboración con artesanos, historiadores y otros actores culturales, llegas a una dimensión de autoconocimiento, donde puedes descubrir de dónde vienes e inicia un nuevo reconocimiento y revalorización de nuestra identidad”.

Por último, muy a menudo cuando hablamos del uso sostenible de los recursos naturales, me viene a la cabeza este lema “Úsalo o piérdelo” y se puede trasladar a nuestro patrimonio cultural. Para mejorar la supervivencia de nuestras tradiciones y patrimonio cultural, las personas deben estar motivadas y empoderadas para preservarlo, lo que significa que necesitan beneficios, y este impulso debe provenir de cada uno de nosotros. Los animo a que se involucren más con cualquier elemento de nuestro patrimonio cultural o natural de esta manera, hay más posibilidades de realzar (¡no de salvar!) nuestra identidad.

[i] R. L. Céspedes, «La región», 08 de enero de 2021. [En línea]. Disponible: https://www.laregion.bo/la-reyna-de-los-tejidos-chiquitanos-llega-a-la-alta-moda/. [Último acceso: 21 de junio de 2021]