El Gobierno culpa al capitalismo por la crisis climática, una experta lo llama hipocresía

Minería en el Madidi

El Gobierno boliviano culpa al capitalismo por la crisis climática mundial, y al mismo tiempo sostiene que los países desarrollados deben financiar a aquellos que aún están en vías de desarrollo para implementar acciones de mitigación y reparación. Esta posición fue cuestionada por una experta en cambio climático que calificó de hipocresía un discurso que no va acompañado con el ejemplo, pues en la realidad, las políticas gubernamentales de la administración de Luis Arce contribuyen a la destrucción de la madre tierra.

En los últimos días, cuatro ministerios más la Vicepresidencia del Estado organizaron un evento denominado «Diálogos de los Pueblos por la Defensa de Nuestra Madre Tierra rumbo a la COP27 del Cambio Climático». El mismo tenía el propósito de debatir la posición boliviana para el encuentro internacional a realizarse en noviembre en Egipto.

En uno de los primeros encuentros, el 19 de septiembre, el viceministro de Medioambiente, Magin Herrera, manifestó que el planeta «está siendo azotado por esa economía capitalista que simplemente se ocupa de extraer, industrializar, pero no ha podido implementar medidas de mitigación, ni medidas de remediación».

Añadió que «unos estamos» cuidando el medioambiente incluso «sacrificando nuestros sistemas educativos, porque por cuidar el medioambiente a veces no tenemos ni escuelas en las áreas protegidas, ni caminos, ni infraestructura».

En una línea similar, el director de Geopolítica del Vivir Bien y Política Exterior de la Vicepresidencia, Diego Pacheco, añadió que «el sistema capitalista es la causa estructurada de la crisis climática (…) El sistema capitalista es la causa estructurada de la crisis climática”, por lo que se debe «construir una perspectiva antimercantilista y anticapitalista de la naturaleza para enfrentar esta crisis».

Sin embargo, esto es puro discurso, pues en la práctica las áreas protegidas están siendo amenazadas y destruidas por aliados políticos del Movimiento al Socialismo (MAS), como en el caso del Parque Madidi y el Área Natural de Manejo Integrado Apolobamba. Esta última ha caído en las garras de la minería aurífera y su característica contaminación, mientras que el Madidi no está lejos de sufrir el mismo destino.

La coordinadora general de Reacción Climática, Carmen Capriles, cuestionó el discurso oficialista e indicó que el Gobierno no cumple sus compromisos internacionales en materia ambiental. «Todo lo disfraza con discurso y buenas intenciones, pero Bolivia no sólo no hace nada, sino que va en la dirección contraria con su política y sus leyes que fomentan la deforestación y el extractivismo».

Por ello, Capriles dijo que se prepara un evento virtual para el martes 27 de septiembre, donde se expondrá en qué medida Bolivia cumplió sus compromisos en el Acuerdo de París. «Es hipocresía o cinismo cuando vemos que dentro nuestro medio no se toman las acciones que se deben para cuidar los glaciares y la Amazonía».

Cero emisiones serían colonialismo

El viceministro de Relaciones Exteriores, Freddy Mamani, calificó como un «nuevo colonialismo» la intención de algunos países por reducir las emisiones de carbono a cero para antes del 2050.

«La narrativa de alcanzar emisiones netas cero para el 2050 se traduce en un nuevo colonialismo en el mundo, el colonialismo del carbono (…) Además, es  una estrategia para que los países desarrollados controlen nuevamente a los países en desarrollo y a los pueblos del sur», manifestó Mamani. En su criterio, sólo «los países desarrollados» tienen los medios para cambiar de matriz energética a corto tiempo.

Si te gustó este contenido compártelo en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *