Los reyes han muerto, que vivan los reyes

Fotografía de GOAL

Hace meses que el fútbol mundial ha cambiado su foco principal de atención, dejando de lado a las dos estrellas más galardonadas de la última década, Lionel Messi y Cristiano Ronaldo.

La baja producción de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo en las últimas temporadas, baja en comparación al gran palmarés alcanzado por cada uno de ellos durante su carrera, permitió mover los reflectores hacia dos jóvenes superestrellas, Erling Haaland (20) y Kylian Mbappe (22).

La espectacularidad en el juego, el arranque desquiciado y una efectividad digna de admiración, permiten que estos dos atletas sean la sensación del momento, un momento que será largo y que podría derivar en uno de los enfrentamientos épicos del deporte mundial.

Haaland es un jugador noruego que brilla en la liga alemana gracias a una cantidad notable de goles que lo llevaron a resaltar en cada uno de los torneos en que ha participado. Apareció en el radar futbolero durante el Mundial Sub-20 de 2019, donde logró nueve tantos en un solo encuentro y es, desde entonces, el mayor depredador del área.

Mbappe es un jugador francés con hambre de títulos y el deseo natural de romper todos los records que se le pongan en frente. Con un sprint y efectividad decisivos, ha estado cerca de lograr la Bota de Oro y el podio del Balón de Oro, dos premios que llegarán a su vitrina en poco tiempo.

Ambos jóvenes crecieron viendo a Messi y Cristiano, disfrutando de su calidad y efectividad, pero han irrumpido en nuestro espectro futbolero y no saldrán.

Esta rivalidad nos regalará años de buen fútbol y si sus antecesores deciden volver al nivel que los convirtió en leyendas, los campeonatos que vienen serán magníficos.

Si te gustó este contenido compártelo en: 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp