CHUQUIAGO FLOYD: EL LADO OSCURO DE LOS PACEÑOS

Les guste o no Pink Floyd, es seguro que al menos oyeron el nombre de la banda, alguna canción o simplemente la hayan escuchado en algún dicho popular perdido; como el “hijo de tu P…ink Floyd”.

Aún recuerdo mi primer CD “pirata”, comprado de un pequeño puesto de la Uyustus, era el álbum The Wall de la banda británica Pink Floyd, mismo que tiene el tema más conocido de esta agrupación; “Another Brick On The Wall (Part II)”. Escuchar este disco simplemente me voló la cabeza, y fue, desde ese entonces, que me sumergí al mundo psicodélico-progresivo de esta banda. 

Ya como gran fanático, me adentré muchísimo más a ese universo, explorando opciones cercanas que ofrecía la ciudad de La Paz, respecto a esta mítica agrupación, a medida que pasaba el tiempo, me di cuenta que silenciosamente existe una interesante comunidad “floydiana” entre los paceños. 

Lamentablemente, por diferentes razones, Bolivia no se puede dar el lujo de traer un conjunto de esta magnitud, es rara la ocasión que una banda de rock muy reconocida pise tierras bolivianas. 

La única forma de acercarnos lo más posible a estos titanes del rock es emigrar a países vecinos, cuando ocasionalmente uno de los dos líderes de la banda, como Roger Waters o David Gilmour, ofrecen presentaciones. La otra forma que nos queda a los simples mortales, es buscar en nuestra ciudad presentaciones que nos acerquen y hagan revivir esas sensaciones que nos hacen sentir las canciones a los fanáticos “floydianos”. 

Simplemente necesitaba más, no me conformaba con solo oír sus discos o ver sus presentaciones en una pantalla; es así que, ahí es donde entran las famosas presentaciones, tributos e incluso esporádicas puestas en escena artístico-teatrales en la urbe paceña.            

Al menos en la última década, hubo una gran cantidad de presentaciones homenajeando a esta gran banda, y es curioso, porque no pasa lo mismo con otros grupos legendarios. The Beatles, The Rolling Stones, Led Zeppelin, etc., son algunas de esas bandas que, por supuesto, en algún momento tienen su homenaje o tributo, pero es muy poco, el catálogo “floydiano” es más amplio.

Desde tocadas en vivo en boliches como: Alive, Ttkos, Roots, hasta puestas en escena más elaboradas de Deuce Producciones en lugares como el Teatro NUNA, o la arriesgada pero exitosa presentación en el Teatro al Aire Libre tocando el disco The Dark Side Of The Moon en el 2012, emulando un concierto de los mismos Floyd. Pero algo que sin duda quedará en la retina y oído de todo fanático, es el gran homenaje que le hizo el Centro Sinfónico Nacional junto con Deuce, denominándolo “Pink Floyd Sinfónico” en el 2013, volteando taquilla en sus tres presentaciones, algo que por el momento no se volvió a repetir.                

El 2015, también fue un año para recordar, porque el reconocido grupo tributo chileno “Brain Damage” ofreció un gran concierto en el Instituto Americano (mismos que volvieron el 2019 para realizar una presentación en el extinto Hard Rock La Paz), pero el plato fuerte de ese año fue la llegada de Durga McBroom, corista que acompañó al grupo en sus presentaciones durante los últimos años de la década de los 80 y parte de los 90, misma que se presentó en el Teatro del Colegio Calvert.       

La onda floydiana paceña no solo abarcó boliches o escenarios más grandes como el Teatro al Aire Libre, sino que también sedujo y engalanó espacios culturales de Chuquiago Marka, el Teatro Municipal, Teatro de Cámara, el Bunker y el ya mencionado Teatro NUNA. Estos son algunos de los lugares que diferentes grupos musicales y conjuntos teatrales pusieron en escena sus diferentes versiones actorales y musicales de la banda.     

Ningún homenaje o tributo de alguna otra banda de tal o más envergadura que los británicos copó los escenarios más reconocidos de los paceños, sin mencionar el diverso merchandising que ofrece la ciudad, desde camisetas, muñecos, rompecabezas, libros, posters, etc., e inclusive souvenirs personalizados inmersos en la cultura paceña (que de seguro si se dan una vuelta en alguna versión  de la “Feria del Arte Libre” los encontrarán).        

Pink Floyd es un mundo aparte y La Paz Rock City lo sabe, el público fiel y selecto de esta agrupación no se pierde casi ninguna presentación en “Oh! Menaje” a este grupo, incluso podrán ver muchas caras conocidas de desconocidos que lo único que tienen en común, es el amor a una de las más grandes bandas de rock de todos los tiempos. 

Si aún no te diste la oportunidad de oírlos o ahondar más en su música, este es el momento; escucharlos con detenimiento y comprender sus instrumentos y letras te cambiará la perspectiva de la vida.   

Si te gustó este contenido compártelo en: 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp