Realidad virtual e inteligencia artificial: los nuevos ojos para experimentar el arte

Los últimos 20 años han sido testigos de un gran avance tecnológico que cada vez nos sorprende más con cada innovación que presenta ante nuestros ojos. La realidad virtual y la inteligencia artificial se han vuelto protagonistas en los nuevos desarrollos tecnológicos que cada vez están más cerca de reemplazar nuestras experiencias en el mundo físico. ¿Será realmente así?

Pero ¿qué pasa si esto cambia y la tecnología nos permite vivir experiencias personales o hasta disfrutar del arte de una forma distinta? Quizás algo de esto lo podemos ver en las recientes muestras de realidad virtual en el concierto de ABBA Voyage y las exposiciones de Van Gogh. A continuación te explicamos de qué van estas.

No podemos responder a esta pregunta con total seguridad, pero es verdad que la tecnología y sus últimos avances permiten que las personas perciban y se conecten al mundo de una forma peculiar. Quizá estamos viviendo una nueva forma de percibir y experimentar aquello a lo que nosotros estamos acostumbrados a vivirlo en carne propia, a través de nuestros cinco sentidos y seguros de que lo que vemos es real. 

ABBA Voyage

El pasado 27 de mayo ABBA se reunió después de 40 años para presentarse en el escenario frente a miles de fanáticos ansiosos por su regreso. Fuera de lo previsto, la banda sueca regresó de una forma poco convencional.

Lo cierto es que ABBA y su equipo de producción y trabajo comenzaron a proyectar sus ideas sobre el Voyage, el concierto de realidad virtual del grupo sueco, desde el 2016. Este concierto fue llamado revolucionario pues traería al escenario a los integrantes de ABBA que se ven físicamente iguales a como eran en los 70´. Todo esto a través del diseño de, como ellos lo llaman, abbatares que cobraron vida para cantar y bailar las canciones de su nuevo álbum y otras clásicas que transportaron a la audiencia a los años dorados de la banda.

Más que hologramas y junto a un buen juego de luces, los abbatares dieron un concierto más impactante al que se esperaba, pues los fans que lograron presenciar el evento resaltaron el cómo se sentía surreal el que pareciera que los integrantes de la banda estuvieran dando el concierto con un aspecto tan jóven. 

“Para mí, la única pregunta que realmente importaba no era si es lo suficientemente bueno, sino cómo reaccionara la audiencia cuando no estemos realmente allí, ¿sabes? ¿Lo mirarán como una pintura? ¿Aplaudirías un cuadro? ¿Aplaudirías una película? La gente no hace eso”, comentó Benny Anderson, integrante de ABBA.

Quizá no falte mucho para que veamos a artistas regresando a la vida a través de la tecnología para dar un último concierto.

ABBA Voyage sitio oficial

Exposiciones inmersivas de Van Gogh

Las pinturas de Van Gogh adoptaron una nueva mirada con las exposiciones inmersivas que se comenzaron a presentar desde el 2019. Con la intención de dotar de nuevas experiencias a los amantes de las pinceladas del artista, la exposición  inmersiva de Van Gogh es un proyecto tecnológico que promete sumergirte en el mundo de Van Gogh a través de todos tus sentidos.

La denominan como un viaje sensorial pues las obras del pintor están reproducidas a gran escala y en movimiento que están acompañadas por aromas y música. La animación apoyada por una inteligencia artificial permite que las obras sean tridimensionales para que los visitantes puedan observarlas desde distintas perspectivas. De aquí que el nombre de la exposición sea “inmersiva” pues de hecho la principal intención es que quienes tengan la oportunidad de visitarla se vayan contando una anécdota sobre cómo viajaron en el tiempo a mediados del siglo XIX e ingresaron al mundo de Van Gogh para apreciar su arte de cerca, vivirlo como si estuvieran en los lugares dónde el artista encontró inspiración.

“Combatiendo el declive de interés a las formas tradicionales del arte, desde hace años han empezado a surgir experiencias donde se funden arte, música y tecnología, creando los entornos inmersivos, orientados a los nuevos tipos de público y con un fuerte poder didáctico. La necesidad de satisfacer esta creciente demanda nos ha llevado a idear una exposición absolutamente inmersiva, cautivadora y dinámica, pasando de la escala real a una más grande que real, aumentada y más tecnológica que real.”, explicó Annabelle Mauger, encargada de la producción y presentación de obras.

Exposición inmersiva Van Gogh. Foto: Sitio oficial

Inteligencia artificial y creación de imágenes

Este último tiempo se han popularizado las inteligencias artificiales que crean las imágenes que las personas deseen pedir. De hecho, esta inteligencia está presente desde 2018 cuando Mario Klingemman generó y exhibió una serie de retratos basados en una serie de imágenes que la modelo de la pintura tuvo que recrear específicamente, de la misma forma que en Facebook y Linkedin existen fotos de caras de personas que realmente no existen pero fueron creadas a partir de una combinación de fotos de los rostros de modelos. Sin embargo, llegó un punto en el que los modelos no podían recrear las fotos que se les pedía y ahí está lo interesante de la inteligencia artificial actual.

Ahora existe una base de datos tan grande que no necesitamos sacar nuestras propias fotos o hacer nuestras propias pinturas para crear una imagen, tan sólo basta con escribir una línea de texto que englobe el concepto de la imagen que deseamos.

En 2021 una página web llamada Dalle presentó su herramienta de creación de imágenes con una extensa base de datos pero al no presentar una nueva versión de la aplicación, una comunidad de desarrolladores de software comenzaron a construir nuevos generadores de imágenes a base de la misma inteligencia artificial. Todos estos comenzaron a esparcirse por la red y permitieron un mayor acceso para cualquier persona interesada.

Ahora es posible ver artistas que sin sujetar un pincel o una cámara, crean obras a partir de estas inteligencias y cuyo trabajo es escribir el concepto textual de lo que desean ver en su obra.

La base de su funcionamiento recae en una base de datos constituida por millones de imágenes recolectadas de internet junto a la descripción que las acompaña, como las imágenes que vemos en sitios webs y debajo de ellas una pequeña descripción como “vendedores ambulantes sentados en la vía pública”. Así los ingenieros consiguen el data y los modelos (así llamados los patrones que aprende una máquina para generar la imagen), a través del deep learning, aprenden a reconocer variables en un espacio que ocupa más de tres dimensiones para asociar las palabras con las imágenes que la IA sólo puede desarrollar a través de códigos y pixeles.

Ahora la discusión se abre para los artistas tradicionales cuyo estilo puede ser recreado por la inteligencia artificial y se preocupan por el trabajo que les ha costado producirlo como también la complejidad de la base de datos que no conocemos en detalle. 

Este es un avance tecnológico que nos permite ser autores de las obras que deseamos ver sin necesidad de pintarlas o sacar fotografías pero nos hace preguntarnos qué será del arte y sus autores en un futuro. Si existe una inteligencia artificial que puede crear arte en cuestión de segundos, ¿Qué ocurrirá con el arte que conocemos y que ha evolucionado durante todos estos años?

Imagen creada por Midjourney (IA de creación de imágenes)

Si te gustó este contenido compártelo en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.