Los mayores juicios mediáticos y la opinión pública

Durante las últimas semanas, y mucho más que en otras ocasiones, las redes sociales se han visto inundadas de memes, vídeos y opiniones, en algunos casos bastante afiladas, dando cuenta sobre quién debería ganar uno de los mayores juicios mediáticos de la historia. Sí, hablo sobre el caso Johnny Depp y Amber Heard. Una disputa legal que ambas estrellas de Hollywood arrastran desde 2016.

Fue en 2011 que Amber y Johnny se conocieron en el set de la película “The rum diary” para casarse en 2015, y divorciarse legalmente en 2017, tras una demanda de violencia establecida por Heard en 2016. Pero fue en 2018 que la gota rebalsó el vaso cuando la ex esposa del seductor de “Piratas del Caribe” publicó un artículo en “The Washington Post”, donde hacía referencia al maltrato que sufrían las mujeres, caracterizándose a ella misma como una “sobreviviente del abuso doméstico”. Si bien en tal columna no se mencionaba el nombre del señor Depp, la defensa del actor argumentó que esta acusación, hecha después de que la actriz lo había acusado de ser una persona violenta, representó una serie de pérdidas económicas para Johnny, además de la nulidad de contratos comerciales.

Y así fue que, en 2020, Johnny Depp decidió demandar a su ex esposa por difamación, para en 2022 llevar a cabo un juicio que inició a mediados de abril y finalizó este miércoles con un veredicto a favor de Depp. Y que por cierto, mantuvo a usuarios de las redes en un constante manojo de nervios.

Lo cierto es que como este proceso legal se han suscitado varios en la historia, de los que la opinión pública también ha formado parte, y se puede decir, han sido dignos para ser producidos en el formato de series o películas en distintas plataformas de streaming. Algunos por mencionar: los juicios contra Ted Bundy, O. J. Simpson, Charles Manson y Larry Flynt, todos estos, casos de la vida real hechos espectáculo.

Se puede hablar en principio de Ted Bundy, asesino serial nacido en Estados Unidos, que gracias a su astucia y carisma se convirtió en uno de los mayores psicópatas seriales de la historia. Este hombre que obtuvo estudios en Psicología y Derecho, sin obtener licenciatura alguna, era uno de los estudiantes más aplicados y queridos por sus docentes, incluso, tuvo una condecoración por la policía de Seattle tras salvar a un niño de morir ahogado y mantuvo una relación estrecha con figuras del partido republicano.

Un personaje bastante amoroso, se diría, pero, ¿qué pasó por su cabeza para convertirse en uno de los asesinos más afamados de la historia? Probablemente, quien desee estudiar más sobre él deberá introducirse en el núcleo de necesidades afectivas derivadas desde la infancia, teniendo en cuenta el hogar disfuncional del que era parte. Para ello están dos de sus series más conocidas: “Conversations with a killer: the Ted Bundy tapes” y “Ted Bundy: serial monster”. Seguramente algunos se preguntarán ¿por qué darle tanta importancia a un criminal?, la respuesta es simple, por la importancia que tuvo en la opinión pública y cómo ésta fue juez y parte para la determinación de una sentencia.

Otro caso interesante es el del famoso exjugador norteamericano del National Football League, O. J. Simpson, quien mató a su exesposa y al amigo de ésta en 1994. Oficialmente se conoció como “El pueblo del estado de California contra Orenthal James Simpson” y fue uno de los juicios penales televisados y más publicitados de la historia. Tan grande fue el valor de la opinión pública que, al finalizar el proceso, se realizaron encuestas nacionales entre blancos y negros para demostrar la apreciación de culpabilidad o inocencia de Simpson.

El equipo de abogados de exjugador, conocido como el “dream team”, fue capaz de convencer al jurado sobre la inocencia de su cliente, pero tras finalizar el juicio penal las familias de la exmujer y el amigo de ésta, entablaron una demanda civil conta O.J., y fue entonces, que el jurado declaró culpable a la estrella deportiva. Se concedieron 33.5 millones de dólares a las familias por daños compensatorios, pero sólo recibieron un mínimo porcentaje de la suma. Para quienes desean conocer más del caso y de todos los principios, argumentos y evidencias que sirvieron, para en un principio declarar inocente al hombre, y posteriormente, culpable, puede verse la primera temporada titulada “The people v. O.J. Simpson” emitida dentro de la antología de crímenes “American Crime Story”, y que se fundamente en el libro de Jeffrey Toobin “The run of his life: the people v. O.J. Simpson”.

Además de los procesos legales mencionados, se encuentra el ya conocido caso contra Charles Manson, nombrado como el psicópata más célebre que ha padecido California. El hombre de los flecos, la barba y la melena, acusado de siete cargos de asesinato y uno de conspiración, y de liderar la mayor secta de criminales y drogadictos, bajo el nombre de la “Familia Manson”, fue detenido tras haberse encontrado a la actriz Sharon Tate, esposa del afamado director de cine Roman Polanski, muerta.

Fueron 225 días dedicados al caso en los que se escucharon los argumentos delirantes de Manson sobre la guerra apocalíptica que se instauraría entre la raza blanca y negra, basados en la música de The Beatles, grupo por el que tenía una gran obsesión. Finalmente, Charles fue sentenciado a pena de muerte. De igual manera, la voz pública cobró valor durante el juicio al haberse conocido como esta secta dañaba valores sociales e inducía a los jóvenes a violentar a sus propias familias, pero sobre todo, tuvo mayor eco cuando una figura pública fue víctima de los trastornos mentales del líder de la “Familia Manson”. Y sí, también es posible encontrar la historia de este asesino en series y películas como: “Manson Family Vacation” “The Manson Family”, entre otros; además, ” Once upon a time”, película dirigida por el gran Quentin Tarantino, otorga una gran parte del argumento a las manifestaciones simbólicas del clan Manson. Este es uno de los episodios más afamados en la historia que vale la pena ver.

Finalmente, la historia permite encontrar a Barry Flynt, editor estadounidense y director de una empresa enfocada en la producción de material pornográfico, donde destaca la revista Hustler. Sin embargo, a lo largo de su vida ha batallado contra varios procesos legales, e incluso, ha llegado a postularse a la presidencia de Estados Unidos en varias ocasiones sin satisfacciones.

Un dato curioso de este hombre surge cuando tiene su primera experiencia sexual con una gallina a la que luego mata para borrar evidencias; lo que demuestra un trastorno psicológico temprano. Años después, durante uno de sus juicios más controvertidos en el que fue acusado de “obscenidad”, después de parodiar una publicidad de licor donde citaba al reverendo Jerry Falwell, recordando “su primera vez”, y a través de la que se medían los límites de la Primera Enmienda, el asesino en serie y supremacista blanco Joseph Paul Franklin acribilló a disparos a Flynt y a su abogado, dejando al primero paralizado de la cintura para abajo.

Se dice que sus procesos legales por la regulación de la pornografía fueron pioneros, al menos esto es lo que se narra en la película “The people versus Larry Flynt”.

Cada uno de estos casos reales que, por su popularidad han incidido no sólo en los diversos mecanismos de reflexión, sino también, forman parte de la cultura de masas, son gatillos que permiten comprender cuán importante es la voz pública en el marco de los veredictos finales y cómo incide la opinión de la sociedad al momento de establecer productos comerciales.

En ese entendido… ¿es acaso un show mediático la analogía de los escarnios de la vida?

Si te gustó este contenido compártelo en: 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.