La Paz, ¿primera ciudad con cero plástico de un sólo uso?

Por: Victoria Daniela Valenzuela

“No sabía que había leyes de plástico. Pero no creo que la gente sepa. Todo lo tiran como basura en todo lado. A la gente no le importa”, dice Marcela Chambi, una mujer que cada mañana recoge toda clase de plásticos en la zona de Obrajes, en la ciudad de La Paz, para ganarse unos pesos.

Como Chambi hay varias personas que hallaron en el reciclaje una fuente de ingresos. Pero este afán por reutilizar los desechos no resuelve el problema de la basura, por lo que hay quienes apuestan por eliminar por completo el uso de plásticos de un solo uso, es decir aquellos plásticos que una vez utilizados son desechados.

La apuesta, esta vez, viene desde el Concejo Municipal de La Paz. El 24 de marzo se realizó una sesión donde se debía tratar la “Ley Municipal Autonómica para la eliminación de empleo de plástico de un solo uso en el municipio de La Paz”. Sin embargo, por observaciones de varios concejales el proyecto fue devuelto a la concejala proyectista, María Cecilia Chacón.

Observaciones que detuvieron el debate

En la mencionada sesión, el concejal Pedro Susz encontró vacíos, contradicciones y errores en el documento presentado. “Sugiero que este proyecto quede en mesa para su posterior tratamiento en otra sesión porque esos vacíos y contradicciones harían inaplicable en la práctica la norma”, dijo.

Entre los vacíos señalados por Susz está la necesidad de precisar algunos ejemplos de lo que puede ser considerado como plástico de un solo uso, además de establecer la aplicación gradual de la norma, en vez de hacerlo de golpe.  La concejala Kathia Salazar también señaló que el proyecto es “muy general y contradictorio”.

En la sesión del Concejo también se habló sobre las consecuencias de la pandemia del coronavirus, la cual ocasiona el uso masivo de plásticos en deliverys y productos médicos. Sin embargo, se observó que en el proyecto presentado no existe una descripción de cuáles serían las alternativas para reemplazar algunos de estos envases.

La concejala Chacón defendió su propuesta señalando que, si bien el proyecto es genérico, las acciones posteriores deben ser encaradas por el Ejecutivo de manera paulatina. Acotó que no existen contradicciones ni se apunta a una aplicación brusca de la norma, sino a través de tres pasos como son la reducción, sustitución y eliminación. “La gradualidad está en estos pasos: reducir la cantidad de desechos; sustituirlos y en lugar de consumir plástico de un solo uso utilizar un producto alternativo, por ejemplo una bolsa de papel, un empaque de cartón, o una bolsa biodegradable; esto nos permitirá lograr el objetivo de eliminar la cantidad de deshechos que se generan”.

Chacón enfatizó que el proyecto de ley no puede ser detallista, que para eso están los reglamentos, que vienen después.

Otras iniciativas

En marzo del 2019 la Unión de Periodistas Ambientales de Bolivia (UPAB) presentó el anteproyecto de Ley de Reducción y Reemplazo de Bolsas Plásticas. Este proyecto fue aprobado por la Comisión de Tierra y Territorio, Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Cámara de Senadores y enviado a la Cámara de Diputados para su revisión. No obstante, hasta ahora no fue aprobada.

Según el estudio del Centro para el Desarrollo Sostenible Molle que acompaña el anteproyecto de ley de la UPAB, en Bolivia se utilizan 11,2 millones de bolsas plásticas al día, 4.100 millones al año. Las bolsas se usan sobre todo al comprar pan (1.070 millones cada año), en actividades de recreación por viajes (1.704 millones), y al comprar leche (638 millones).

Necesidad de una ley

Una Tesis de Grado escrita por Natalia Choque Barrera en 2016 para la UMSA, titulada “Prohibición del uso de bolsa de plástico nailon ante la contaminación del medio ambiente”, propone la necesidad de un proyecto de ley para prohibir el uso de la bolsa de plástico nailon.

Choque resaltó que en la normativa de nuestro país no existe una norma específica que regule este problema, pese a que el artículo 33 de la Constitución Política del Estado establece como un derecho el contar con un ambiente saludable, protegido y equilibrado.

Mientras las autoridades municipales y nacionales debaten los proyectos de ley, en tiendas y supermercados avanza, de apoco, la intención de reducir el uso de bolsas plásticas. Maribel Quispe, dueña de una tienda de barrio en Alto Següencoma, contó que últimamente la mayoría de las personas llevan su propia bolsa de pan para evitar llevarse basura a la casa.

Si te gustó este contenido compártelo en:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *