«Aerosmith en Bolivia»: El concierto que nunca fue

Casi finalizando el 2021, diferentes anuncios de tours de grandes artistas y bandas, además de varios conciertos postergados por la pandemia, fueron confirmados en la región sudamericana para este 2022.

Para variar, Bolivia no fue incluido en ninguna de estas grandes giras. ¿Por qué será?; ¿falta de apoyo?, ¿es un país arriesgado que perdería en vez de sacar ganancia?, ¿son los malos gustos musicales que tiene la mayoría de la gente?, ¿o son los productores poco arriesgados para traer esos shows?, en fin, en mi opinión, podría ser de todo un poco; además, creo que el impuesto para traer esos conciertos es alto.

Pero es increíble que en los últimos años hayan otros países como Perú y Paraguay, en donde sus productores apostaron, y llevaron y llevarán grandes bandas a esos países.

Coldplay, Metallica, Kiss, Gorillaz, The Strokes, Foo Fighters, Miley Cirus, Dua Lipa, etc., son algunos de los grupos y artistas que se darán una vuelta por Sudamérica en el transcurso de este año.

Viendo que ya de a poco se van normalizando los conciertos en los países vecinos, inevitablemente se me vino a la cabeza el gran concierto que pudo ser, pero nunca lo fue, les hablo de Aerosmith en Bolivia.

Era el año 2016, meses atrás la banda estadounidense había confirmado varios países de Latinoamérica para su tour mundial, sorprendentemente Bolivia estaba entre esos países, se iba a presentar en el estadio Tahuichi Aguilera en la ciudad de Santa Cruz.   

Personalmente estaba emocionado, puesto que, este tipo de eventos se realizan muy rara vez en el país y desaprovechar esa gran oportunidad era imperdonable. Ya tenía mi entrada lista y mi viaje planificado a la capital oriental.  

La presentación iba a ser un martes, 18 de octubre del 2016, pero un día antes fuertes vientos provocaron el colapso del techado del escenario que ya estaba montado, al principio parecía que se podía arreglar a tiempo, pero en redes sociales ya circulaba rumores de postergación del concierto.

Mucha gente, incluyéndome, estaba susceptible de lo que podía pasar, todo estaba incierto, no había ningún comunicado oficial que corrobore que el concierto iba a ser postergado o cancelado, ese problema relativamente tenía solución y todo seguía su curso, ya mucha gente de distintos departamentos del país ya estaban en Santa Cruz y otros en camino, esa era mi situación. Ese lunes estaba partiendo, con mucha incertidumbre, pero con la esperanza que ese show se lleve a cabo, atento a las redes sociales para cualquier novedad.

Abordé el bus, me esperaban como 18 horas de viaje, pero el gran temor se hizo realidad, la productora encargada de organizar el evento anunció oficialmente a través de un comunicado la cancelación del show, el bus estaba llegando a la “terminal” de El Alto (esa que es en media calle y se detienen los buses para recoger más pasajeros), no dude dos veces y me bajé, ya no tenía sentido hacer el viaje, una tremenda desilusión y rabia se apoderó de mí, no quería saber nada de nada, me dejaron vestido y alborotado, y de seguro a muchísimos fans que ya estaban allá o hicieron gastos mayores.            

Aunque tiempo después se hizo la devolución del dinero de las entradas, quedó ese sabor amargo de la cancelación de ese concierto, Bolivia muy pocas veces se da el lujo de traer ese tipo de bandas, y da bronca que no se haya llevado a cabo la organización de tremendo show. 

Ojalá en futuro cercano el país se abra más a este tipo de espectáculos, cosa que para los que no agradamos mucho de la cumbia o el reggaetón (que es lo que abunda), sea una alternativa de diferentes tipos de espectáculos y no solo emigrar a países vecinos para ver ese tipo de bandas.   

Si te gustó este contenido compártelo en: 

Una respuesta a ««Aerosmith en Bolivia»: El concierto que nunca fue»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.